20.9.06

 

El Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) también dice NO al TLC

ANALISIS DE DIVERSOS ASPECTOS DEL TLC (ITCR)


III. Conclusiones y Acuerdos

Con base en el análisis precedente, el Consejo Institucional del Instituto Tecnológico concluye que:


El TLC no es un mero tratado de libre comercio, pues involucra aspectos no directamente relacionados con la actividad comercial. El TLC tiene como propósito institucionalizar un conjunto de mecanismos jurídicos, políticos y económicos de los cuales no podríamos salirnos sin grave perjuicio para nuestro país . Esto significa que, una vez ratificado el TLC, la posibilidad de definir y desarrollar nuestra propia estrategia de desarrollo económico y social se torna prácticamente nula.

El TLC responde a la estrategia de Estados Unidos de América de promover tratados bilaterales, con el fin de lograr negociaciones con mayores ventajas para avanzar en los objetivos que no ha logrado aún en el ámbito multilateral en temas como la adopción de compromisos de materia de propiedad intelectual y de inversiones que están aún en discusión en foros internacionales, a fin de favorecer los intereses y proyectos estadounidenses, a la vez que reducir los márgenes de maniobra y direccionalidad para economías pequeñas y su posibilidad de fortalecerse en el ámbito multilateral.

Con el TLC, los Estados Unidos se garantizan condiciones favorables e incluso el mejoramiento de las ya existentes , para la expansión de empresas que ya son de alta competitividad. Para Costa Rica solo supone que la competencia con productos internacionales mejorará la competitividad de las empresas locales como un resultado mecánico del TLC, sin que nada garantice o asegure dicha hipótesis.

El TLC pone a Costa Rica en un marco normativo homogéneo junto con todos los países de la región, reduciendo la posibilidad de formular políticas de desarrollo diferentes como las que históricamente han permitido construir, en conjunto con otros factores, sus particulares diferencias, debido al compromiso que el país adquiere de realizar cambios institucionales sustantivos. Unido a esto, si bien el TLC establece mecanismos de cooperación con otros países centroamericanos, para Costa Rica no incluye un programa, mecanismos ni recursos para ese fin, existentes en otros acuerdos de integración y libre comercio, para enfrentar las asimetrías evidentes.

El proceso decisorio del TLC se ha caracterizado por mecanismos que obstaculizan la participación de los diversos sectores afectados, ya que existió reserva de información y falta de control político sobre los negociadores. Por otra parte, el enfoque en que se ha planteado la ratificación legislativa no presenta opciones de diálogo y negociación , en la medida en que sólo deja espacio final para aprobarlo o rechazarlo, sin posibilidad alguna de introducir modificaciones o de renegociación bilateral.

El resultado más importante del TLC para Costa Rica es en materia arancelaria ya que consolida el acceso preferencial al mercado de los Estados Unidos y la ampliación de otros productos no incluidos en la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, lo cual significa oportunidades específicas para sectores ligados a los procesos de exportación e inversión extranjera directa (IED). No obstante, la apertura propiciada por el TLC podría significar contracciones y desaparición de actividades productivas y por lo tanto de empleos existentes, siendo el sector de los pequeños y medianos agricultores uno de los más vulnerables.

El TLC establece como obligación fundamental de las partes contratantes la obediencia a la legislación ambiental nacional vigente, pero solo permite la modificación de la misma si es para mejorar la protección o las prerrogativas de la actividad comercial vinculada al ambiente , mas no la propia protección del mismo.

En las telecomunicaciones , el TLC desata nuevas fuerzas que estimulan un mayor desarrollo en el tema, pero que también desequilibran el esquema social de universalidad y solidaridad en los servicios que hasta la fecha han sido posibles debido al control ejercido por el monopolio estatal, el cual esta en serio riesgo si el Tratado es ratificado sin que exista un acuerdo en la Asamblea Legislativa para el texto de la Ley de Fortalecimiento del ICE y un Proyecto de Ley Marco del ICE . Esto imposibilita una sana adecuación del ICE a las nuevas condiciones de la apertura, ya que el tratado establece una serie de plazos para la aprobación de la legislación correspondiente, tan perentorios, que hacen que dicha adaptación no se realice con la gradualidad requerida.

Las supuestas ventajas del TLC, derivadas del modelo de apertura, atracción de inversiones, liberalización y diversificación de la producción y vinculadas a resultados macroeconómicos y sectoriales, se vienen experimentando en nuestro país desde la implementación de los Programas de Ajuste Estructural . Este modelo, sin embargo, ha facilitado la concentración de la riqueza , la desigualdad social , el aumento de la brecha socioeconómica . Con este antecedente, es razonable pensar que la eventual ratificación del TLC profundizará esta situación en que los ganadores seguirán ganando y los perdedores seguirán perdiendo, ambos de manera creciente.

De previo a la eventual ratificación del TLC, es necesario reformular la llamada “agenda complementaria”, a fin de que esta sea realmente una Agenda Nacional que promueva, a nivel interno, las condiciones que permitan mejorar la competitividad de nuestras empresas, así como resguardar y mejorar nuestros indicadores sociales. En lo que respecta al TLC, tal Agenda debe tomar en cuenta lo siguiente:

En términos de estructura productiva y de generación de empleos el país no debería depositar todas sus energías en la promoción de exportaciones y atracción de IDE . La producción para el mercado interno merece una intención y energía equivalentes , sino superiores , si se quiere lograr un crecimiento económico que propicie también el desarrollo humano sostenible.

Revisión y fortalecimiento de la normativa legal y marco institucional relacionadas al tema ambiental , que permita la resolución de los problemas ya existentes, principalmente en los temas de contaminación y de impactos directos sobre el ambiente por actividades comerciales, industriales y de desarrollos residenciales.

El sector agrícola compuesto por los pequeños y medianos agricultores esta urgido de acciones políticas claras que incluyan transferencia de tecnología, mejores condiciones de educación y capacitación, acceso a créditos y apoyo de una infraestructura vial y de servicios entre otras muchas condiciones que actualmente son casi inexistentes, para evitar que la apertura propiciada por el TLC los haga sucumbir.

Es indispensable fortalecer la capacidad del Estado para la vigilancia activa del cumplimiento de la legislación laboral de Costa Rica, para que los compromisos laborales establecidos por el TLC sean atendidos con la responsabilidad requerida. Sin embargo, los señores diputados/as deben tener claro que ratificar el TLC tal como está actualmente el proyecto, es condenar nuestra legislación laboral y ambiental al estancamiento y gradual desaparición.

Se debe dar un seguimiento cuidadoso y permanente a los precios de los agroquímicos y los medicamentos para prever y controlar su evidente alza desmesurada, lo cual debe ir de la mano con un mejoramiento de la capacidad jurídica especializada en propiedad intelectual que le otorgue al país la capacidad de gestión de los complejos asuntos que en este campo se enfrentarán, independientemente de si se ratifica o no el TLC.

Con el fin de salvaguardar los principales elementos de universalidad y solidaridad que la dinámica del libre mercado no contiene por sí misma en el tema de las Telecomunicaciones , las cuáles fueron contempladas en la negociación sobre el tema otorgando normas especiales al país, se hace indispensable el fortalecimiento del ICE dentro de un nuevo marco jurídico y la creación urgente de una autoridad reguladora.


. Los procesos de globalización tienen aspectos positivos y negativos y estamos conscientes de la necesidad de integrarse a tales procesos, pero jamás podríamos apoyar procesos de globalización como el que busca el actual TLC-CARD-USA , con evidentes e inmensos vacíos éticos , donde el éxito se mide en función del comercio y del enriquecimiento de grupos o personas, siendo los valores del mercado los que determinan las normas de comportamiento. Creemos en la globalización del conocimiento, de la cooperación, de los valores y de los recursos, una globalización que promueva un modelo de desarrollo inclusivo, solidario, equitativo y sostenible.


Nos preocupan principalmente los jóvenes, las mujeres, las y los agricultores y las futuras generaciones, ya que ellos serán los que sufran las consecuencias de este Tratado, cuyo enfoque mercantilista deja de lado los valores fundamentales sobre los que se sustentan la convivencia y la armonía social




CONSEJO INSTITUCIONAL
INSTITUTO TECNOLOGICO DE COSTA RICA

Comments:
Los valientes hijos de la patria que hoy desfilan contra el TLC con sus banderas, cuando se ha tratado de defender VERDADERAMENTE a las instituciones que dicen amar no lo han hecho.
Quién destapó lo de la CCSS y Finlandia: SIPROCIMECA o el 7?
Quién destapó la piñata del IDA: los sindicatos o Greivin Moya?
Quién destapó los pagos por medio de la Iglesia para pagar
gastos ilegales en los Puertos: SINTRAJAP o La Nación?
Quién destapó la piñata de los reaseguros: UPINS o el 7?
Quién destapó el chorizo con las licencias: ANEP o La Nación?
Quién destapó el chorizo con ALCATEL: Fabio Chaves o Lilliana Carranza?
La lista se vuelve tan larga como las justificaciones de la dizque rebelión. No les puedo dar a esos sindicatos el beneficio de la duda de que no se
habían enterado, porque sería tildarlos de gravemente despistados.
Ese es el país ideal que se supone que con el TLC se va a acabar?
Queridos amigos rebeldes: Si de verdad desean oponerse al TLC y defender el Estado Social de Derecho demuestren que las instituciones que se ven hoy amenazadas sirven de algo, y que no son sólo un reducto de robos y vagabunderías. Ser útil es la mejor forma de defender su espacio, porque sin duda, lo que no sirve que no estorbe.
Si de lo que se trata es de defender a personas que no pueden ni laborar 200 días (que yo que laboro 313 concibo 200 como una vagabundería); de defender a los que calientan sillas desayunando a las 9:00 a.m. mientras el usuario sufre la espera o, peor aún, si se trata de defender a un grupo de extorsionadores que son capaces de parar las exportaciones de todo el país por sus gollerías, muchos no iremos a su lado. Y que conste que me opongo al TLC.
Ignacio Alfaro
http://aloreaccionario.blogspot.com/
 
Ignacio, vos sabes de donde obtienen los medios de comunicación la información? pues es de los valientes hijos de la patria que hoy desfilan contra el TLC con sus banderas. Así de simple, así de facil. Los mismos periodistas al tener la información han tenido que convencer o buscar recovecos para poder sacarla, y de alguna manera lo han logrado porque si no la saca un medio la saca otro y eso les hace tener mas audiencia. No estoy menospreciando la labor de denuncia que en algunas ocasiones hacen algunos medios de comunicación, pero no confundas como lo hace cualquier reaccionario a pensar que eso viene de los medios. Y esta lucha no es solo de los sindicatos, el diverso y amplio movimiento social está contra el TLC y contra la corrupción y en defensa de nuestras instituciones, que se pueden mejorar y hacerlas funcionar mejor, pero no se deben eliminar.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Nombre: Comunicación Ciudadana